Cargando...
Caja de Cambios: octubre 2009

Búsqueda en Google

19 octubre, 2009

Errores frecuentes: el mal uso de "sino" y "si no"


Es una de las equivocaciones que leo con más frecuencia en textos de todo tipo: literarios, académicos, jurídicos, periodísticos... Y se trata de punto en el que no hay lugar para la ambigüedad: en ciertos casos debemos escribir sino y en otros, si no.

No es lo mismo y, si no conocemos las reglas, es probable que nos equivoquemos. Acudo, entonces, al Diccionario Panhispánico de Dudas para aclarar en qué casos se usa cada una de esas formas:


1) Sino: conjunción adversativa

Se usa para contraponer un concepto afirmativo a otro negativo expresado antes.
"No es el miércoles, sino el jueves"

"No me refiero al trabajo, sino a tu vida misma"
A veces, se escribe seguido de que:
"Prada no compraba la droga, sino que la vendía".
En otros casos, toma el valor de excepto:
"Sabes que no quiero a nadie sino a ti"
Y, en ciertas ocasiones, sino se usa luego de no solo, para indicar que se añade algo más:
"La mujer del César no solo debe ser honesta, sino parecerlo"

"Le parecía que estaba enloqueciendo, no solo de miedo, sino también de aburrimiento"

2) Si no: conjunción condicional si + adverbio de negación no

Se usa en casos como los siguientes:
"¿Y quién se lo dirá, si no lo hace usted?"

"Tu actitud conmigo es bastante rara, si no insultante: me tratas como a un niño"

"No sé si no es mejor que fracase este encuentro"

3) La acentuación


El DPD agrega otra diferencia, relacionada con la pronunciación: en si no, "el segundo elemento de la secuencia —la negación no— es tónico [se acentúa], frente a la atonicidad de la conjunción adversativa sino".

Cuestiones que, sin duda, conviene tener bien claras a la hora de hablar y escribir.
___

Entradas relacionadas

Seguir Leyendo...

17 octubre, 2009

Canciones que hablan de periodismo


Buscar temas musicales que se refieran al periodismo y su rol en la sociedad. Esa fue la consigna que propuso Fernando Ruiz, hace dos semanas, a los alumnos de su seminario Periodismo y Democracia en América Latina.

A continuación, algunas de las canciones que surgieron, en general bastante críticas de la profesión periodística:


1) "Noticias de ayer", de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (letra):




2) "Scandal", de Queen (letra, en inglés):




3) "Eclipse de mar", de Joaquín Sabina
(letra, en inglés):




4)"Piece of me", de Britney Spears (letra, en inglés; video):




5) "Noticiero", de Ricardo Arjona
(letra):




6) "Hipocresía", de Rubén Blades (letra):




7) "A day in the life", de The Beatles (letra, en inglés):


___

¿Qué otras canciones se refieren al periodismo?
___

Entrada relacionada: Canciones que cuentan historias

La foto es de sskennel
.

Seguir Leyendo...

10 octubre, 2009

Descubriendo la escultura tecno-kinética


¿Qué te parecen estas creaciones ondulantes e hipnóticas? Son obra del artista y artesano Reuben Margolin, quien representa en sus obras los movimientos que encuentra en la naturaleza.

En este otro video, vemos a Margolin en acción, junto con sus trabajos más sorprendentes (en inglés):


Me encontré con este artista en Mirá!, el blog de Julián Gallo.

Para ver más: Reuben Margolin - Waves.
.

Seguir Leyendo...

La importancia de escuchar


Es muy difícil, hoy en día, encontrar buenos escuchadores. Gente que realmente escuche a los demás, les preste atención, intente comprenderlos y demuestre todo eso con sus gestos y sus palabras.

Buenos escuchadores. Esos con los que da gusto hablar y entrar en confianza. Personas con verdadera intención de dialogar, de conocer a otros y conectarse con ellos, de enriquecerse mutuamente con sus ideas y puntos de vista.

Individuos que, sólo por cómo escuchan, demuestran apertura y respeto. Que ofrecen al que habla una realimentación adecuada, verbal y no verbal. Que se centran en el hablante (y no en sí mismos), que se interesan en lo que dice (y no en cómo lo dice), que intentan comprender al otro (y no juzgarlo).


Escuchar mal

Lo que abundan, por el contrario, son los malos escuchadores. Los desatentos, los desinteresados, los defensivos, los impacientes, los hostiles, los que nos escuchan y luego siguen hablando como si no lo hubieran hecho.

Gente que realiza una escucha vacía, cercana a la incomunicación, ya sea por su extrema pasividad o por una excesiva concentración en las propias ideas y la propia vida.

Aquellos con los que casi siempre resulta frustrante conversar, porque parece no interesarles lo que les decimos, porque sólo nos escuchan para luego repetir "su cassette", porque se impacientan, porque nos juzgan, porque son insensibles a lo que nos está pasando, etc.


No escuchar: un verdadero problema

La capacidad de escuchar es una competencia fundamental para el éxito de cualquier acción comunicativa. Y, paradójicamente, es la que menos se enseña en los ámbitos educativos formales, siempre más centrados en la emisión de mensajes (cómo hablar y escribir) que en la recepción (cómo escuchar).

En su libro La primera impresión, Janet Elsea ubica al modo de escuchar como una de las cuatro claves que definen el éxito o el fracaso de un comunicador, al mismo nivel que el aspecto del hablante, su forma de hablar y lo que dice.

Tan importante es la habilidad de escuchar que, en un primer encuentro con alguien, puede definir si damos una primera impresión favorable o desfavorable.

"Podemos tener un buen aspecto, buena voz e incluso decir las cosas que mejor vienen al caso, y aun así arruinarlo todo por no escuchar, o por escuchar de manera inadecuada", sostiene Elsea.


Aprender a escuchar

La buena noticia es que, al igual que otras habilidades comunicativas, la capacidad de escuchar puede desarrollarse. Sólo basta asumir el problema, decidirse a combatirlo y ejercitar la buena escucha en la vida cotidiana.

Por si resulta de ayuda, estos son típicos síntomas del mal escuchador:
  • Retroalimentación pasiva o deficiente. Asentir con frases genéricas (ya veo, claro, y sí...), sonidos varios (ajá, mmm), gestos o respuestas incoherentes que sólo demuestran la poca atención prestada.
  • Atención al entorno. Mirar frecuentemente lo que pasa alrededor, o consultar el reloj con frecuencia; demuestra al hablante que uno está en busca de algo o alguien más interesante.
  • Posturas corporales cerradas y defensivas. Por ejemplo, cruzar los brazos o colocar las manos en las caderas, con los hombros hacia atrás.
  • Facilidad para aburrirse o distraerse. En especial, si la persona que habla no tiene mucho poder o no es muy atractiva.
  • Facilidad para impacientarse e interrumpir.
  • Atención a la forma en perjuicio del contenido, y viceversa. Concentrarse en cómo el otro dice las cosas, a un punto tal que se registra deficientemente lo dicho. O, contrariamente, prestar atención sólo a lo que la persona dice, sin preocuparse por el tipo de mensaje que está intentando emitir.
  • Elaboración constante de respuestas. Escuchar a medias, por estar demasiado ocupado en planear la respuesta, o con ansiedad por emitirla.
  • Escucha evaluativa. Comparar constantemente lo dicho por el otro con el propio pensamiento y reaccionar negativamente en caso de discrepancia.
___

¿Te considerás un buen escuchador? ¿Qué cosas te hacen pensar que no te están escuchando?
.

Seguir Leyendo...

04 octubre, 2009

Los castigos, ayer y hoy

Clic en la imagen para agrandar

Vía | Desvariandoando
.

Seguir Leyendo...

01 octubre, 2009

Por el borde del precipicio... ¡en monociclo!


.

Seguir Leyendo...
 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Leer la política de privacidad de este sitio