Cargando...
Caja de Cambios: Mentiras: ¿Cómo detectarlas? Los signos verbales, gestuales y físicos que delatan a un mentiroso

Búsqueda en Google

06 febrero, 2007

Mentiras: ¿Cómo detectarlas? Los signos verbales, gestuales y físicos que delatan a un mentiroso

Hay gente que sabe mentir, y se le nota; pero hay otros, mejor dotados para el arte del engaño, que son capaces de contarnos convincentemente las cosas más disparatadas sin que se les mueva un pelo. Del mismo modo, existen personas altamente talentosas para desenmascarar a los mentirosos, mientras que otras ni siquiera sospechan que están siendo víctimas de un fabulador.

Afortunadamente, casi no existe la mentira perfecta. Puede haber crímenes perfectos, que no dejen una sola huella, pero no ocurre lo mismo en el terreno del engaño. Eso sí, para captar a tiempo esos indicios, el oyente debe conocer ciertas claves, sin las cuales la mentira le pasaría desapercibida como el aire que respira. Y no sólo conocerlas, sino mayormente mantenerse alerta: los signos delatores pueden durar fracciones de segundo, de modo que hay que transformarse en un agudo observador. Es una habilidad que se adquiere y desarrolla con el conocimiento y con la práctica, sumamente útil para la vida en sociedad.

¿Cuáles son, entonces, las claves que nos permiten descubrir cuándo nos están mintiendo? Estas aparecen en el aspecto físico, en la comunicación no verbal y en el mensaje verbal. A continuación listaré los puntos más relevantes, con la aclaración de que en cada persona, según sus características individuales, se evidencian algunos y otros no. La aparición de uno de ellos puede ser casual, o incluso de dos, sin evidenciar una mentira, pero cuando se registran varios en forma prolongada y recurrente es mucho más probable que la persona no está diciendo la verdad.

En el aspecto físico:

  • Se les acelera el ritmo cardíaco y la respiración.
  • Se les enrojece el rostro.
  • Empiezan a sudar, frecuentemente en la palma de las manos.
  • Se ponen temblorosos, en especial las manos y la mandíbula.
En la comunicación no verbal: es un error intentar encontrar la mentira mirando al mentiroso a la cara, ya que las expresiones de esta son las que más puede controlar conscientemente. Antes bien, es más fructífero observar la conducta corporal global, ya que por medio de ella se "filtra" la mayor parte de la información que la persona está queriendo ocultar.

  • No nos miran a los ojos, o mantienen poco la mirada. Los ojos son el acceso simbólico a la intimidad. Quien mira a los ojos, no tiene nada que ocultar, no le teme al encuentro con la intimidad del otro. Quien no mira a los ojos, teme ser descubierto en "offside". De ahí la tradicional frase "mírame a los ojos y dilo nuevamente".
  • Mueven demasiado poco las manos y los pies. En ciertos casos, frotan las piernas entre sí, con movimientos tensos.
  • Esconden las manos o las retuercen. Enseñar las palmas es indicador de honestidad. Quien esconde las manos detrás del cuerpo o en los bolsillos probablemente esté intentando ocultarnos algo. Lo mismo hay que pensar de quien se las frota o retuerce con cierta tensión, como si quisiera lijar una mano con otra o hacer nudos con sus dedos. Posiblemente, intente trasladar la tensión a un objeto que tenga a mano, al cual tocará sin cesar.
  • Gesticulan poco. Tienden a eliminar el uso de los gestos, en especial los ilustradores, por temor a que el menor movimiento pueda dar indicios de su nerviosismo. También disminuye el desplazamiento natural de la cabeza.
  • Se tapan la cara con las manos, tocándosela de varias formas. Así delatan la incomodidad que sienten al mentir. Rascarse el cachete, la nariz o la barbilla, sacarse inexistentes basuritas de los ojos o de la comisura de los labios, comerse las uñas, ahogar bostezos de nervios, tocarse las orejas, etc.
  • Cambian de postura muy frecuentemente.
  • Se llevan una mano al cuello y se masajean. Esto es una reacción inconsciente al hormigueo nervioso que experimentan por la tensión muscular que provoca la mentira.
  • Tardan más en contestar y hacen más pausas. Si el mentiroso no es talentoso, le costará ser espontáneo, y se notarán sus esfuerzos por calcular lo que va a decir.
  • Hablan más rápido, y con un tono de voz más agudo.
  • Movimientos de fuga abortados. Por ejemplo, cuando alguien que está sentado posa las manos sobre sus rodillas como para levantarse y luego las quita, o cuando se apunta con el pie hacia la salida. Posiciones como estas denotan que la persona se siente incómoda mintiendo y se quiere ir.
  • Conducta global de incomodidad. Comprende todo lo ya dicho más cualquier otro indicador que haga pensar que, sin fundamentos aparentes, la persona está nerviosa o intranquila mientras habla.

En la comunicación verbal:

  • Dan pocos detalles. Hablan con vaguedades.
  • Hablando sobre conversaciones, evitan hacer citas textuales. Nos cuentan su versión de las cosas.
  • No hacen referencias temporales, espaciales ni sensoriales. Les cuesta imaginar horarios, lugares, olores, colores, etc. de los "mundos" que inventan.
  • Incluyen en la historia la mayor cantidad de verdades posibles, y entre ellas intercalan las mentiras.
  • Se contradicen. Quien inventa muchas cosas ante mucha gente rara vez recuerda sus mentiras, de modo que en algún momento siempre terminan siendo inconsistentes.
  • Tienen lapsus verbales.

Aún está en discusión por qué los seres humanos, por lo general, no son capaces de descubrir las mentiras sin un entrenamiento especial. Paul Ekman, experto en comunicación no verbal, piensa que puede deberse a las siguientes razones, tal como se expone en el blog Babalum:

  • Las habilidades para reconocer mentiras tuvieron muy poca relevancia en la evolución de la especie. En ese entorno ancestral había muy pocas oportunidades de mentir en temas de importancia. Se vivía sin privacidad y todo ocurría delante del resto de los miembros de la tribu o poblado. Además, estas sociedades se caracterizaban por una total dependencia de los demás para cazar, defenderse, etc. Esto implica tener que colaborar constantemente y poder confiar en los demás. Una mentira descubierta podría haber significado el arrinconamiento o expulsión y una muerte segura.
  • No nos educan para reconocer mentiras.
  • Muchas veces no nos interesa descubrir mentiras. Si supiésemos la cantidad de veces que nos mienten, incluso por parte de personas de confianza y cercanas, nos alegraríamos de nuestra capacidad para ignorarlas. La confianza en los demás no es solo necesaria sino que hace más fácil vivir.
  • Muchas veces nos gusta que nos mientan, y lo buscamos. Como cuando una señora le pregunta a su marido "¿quién era la más linda de la fiesta?", para que este le responda "Naturalmente, tú mi amor".

Lo cierto es que muchas mentiras, cuando las creemos, nos traen montones de disgustos. Y, como es imposible mentir sin dar indicios, está en nosotros entrenarnos para identificar a los mentirosos, para agarrar al vuelo los signos que los delatan. Aprovechemos la riqueza de los contactos personales para darnos cuenta de quiénes son sinceros con nosotros y quiénes no, porque, cuando la comunicación es escrita o telefónica, es mucho más fácil ocultar una mentira. El cuerpo es lo que más nos delata.

Fuentes:

Para ver libros sobre comunicación no verbal, haga click aquí.

26 comentarios:

..::supercito::.. dijo...

me gusto mucho tu informe, te felicito por la informacion conseguida;)

Anónimo dijo...

interesante,, pero tengo dudas...

-creo quee todo eso se da cuando la persona se siente realmente incomoda mintiendo, tanto que no puede reprimir del todo su nervisismo. Pero que hay del caso en el que una persona disfrute mentir, lo haga para sentirse bien, o le importe poco ser descubierto, tanto que no se siente en realidad tan nerviosa.
Esto lo pregunte porque supongo que alguien me va a mentir para ocultarme algo, pero no creo importarle mucho como para ser tachada de mentirosa, aunque, aun asi quiero saber si miente o no.
Y
-que pasa en el caso de que una persona este contando la verdad, pero esa verdad le causa verguenza o incomodidad, por lo cual refleja esos signos (la mayoria de los cuales son signos del nerviosismo)

Martín Grosz dijo...

Gracias a todos por sus comentarios. Como marca el último lector, se le pueden poner muchos "peros" a la información de este artículo, que intenta ser apenas una orientación para aquellos que deseen descubrir si están siendo engañados por alguien. De todos modos, creo que no es muy común que alguien no sienta ningún tipo de incomodidad mintiendo. De por sí la persona tiene una preocupación mientras miente, y es que no se note.

Anónimo dijo...

Tu informe me sirvió mucho, sobre todo para mi trabajo en seguridad, es muy útil en cuanto a detectar perfiles de personas, es muy facil de entender y de seguir, te felicito.

Martín Grosz dijo...

Me alegro de que te haya servido. Saludos!

Brenda dijo...

Hola! Cómo andás? Sólo quiero decir que uno de los principales rasgos del mentiroso profesional es la mirada fija al mentir...

Parece que es todo lo contrario, pero al fijar la mirada, se produce el exceso de sobreactuación, eso que llaman: "cuando te digo la verdad, te miro a los ojos". Mentira!!!!
Nadia B Salva

Martín Grosz dijo...

Es verdad, Nadia, a veces tratan de mirarte para que les creas. Entonces, en esos casos, hay que estar bien atentos a los otros rasgos, porque seguramente por algún lado se le va a notar... Saludos!

Anónimo dijo...

en raelidad cuando te miran directamente a los ojos al afirmar o narrar una historia es evidencia clara de estar mientiendo, ya que no esta recordando nada. necesitamos mirar a los lados para recordar detalles y cosas que han acontecido por lo tanto si no ocurre esta remenbranza no se esta siendo honesto del todo.

Anónimo dijo...

he tenido un problema con mi pareja que es que hablando sobre que habia echo una tarde ha tenido un lapsus. ella dice que ese lapsus es una confusión y no es cierto lo que dijo.

mi pregunta es ¿puede ser una simple confusión y que sea mentira? ¿o ese tipo de lapsus es verdad siempre?

Anónimo dijo...

Me gusto mucho la infomrmación. La verdad es que generalmente, los mentiros muestran esas clases de señas. Claro, varía en algunos, pero básicamente es lo mismo.

jesi dijo...

Muy buena la informaciòn que acabo de leer, muchisimas gracias. Yo vi en una pelicula que daba de como darse cuenta cuando mienten cuando se sorprenden cuando estan diciendo la verdad, pero se trataba de caras.. No recuerdo el nombre de la pelicula pero le puedo asegurar q aprendi mucho, tengo una gran capacidad de que lo que veo o escucho no se me olvida màs. Y le aseguro que esta data no se me va a olvidar y menos la pelicula lo unico el nombre poruqe comence a verla tarde.,, Casi al final. Igual ya voy a saber jejeje.. Me gustaria saber si hay algùn libro o si se dictan cursos.. Muchas gracias saludos y exitos.. Jesi

Anónimo dijo...

Pero, yo por ejemplo soy muy tímida y muchos gestos que he leido, los hago yo, eso no significa que mienta sino que me da vergüenza hablar en público. Entonces, como se distingue el mentiroso del vergonzoso?

Anónimo dijo...

ghuy

Anónimo dijo...

hola como puedo sacarle una mentira a mi hermano que sospecho se a llevado mi laptop.

Anónimo dijo...

gracias por este pequeño informe que tambien me sirvio tanto como en mi trabajo como en mis relaciones particulares
te felicito y me gustaria estar en contacto directo con tigo aparte de aclarar algunas dudas ofreserte algun tipo de trabajo te dejo mi correo punk_trol@hotmail.com que estes bien

Anónimo dijo...

Bueno, en la parte que dice que un mentiroso no nos ve a los ojos, esta la serie de la cadena fox, donde dicen que la persona si mira a los ojos porque necesita saber si le estan creyendo, y esto es cierto, ya que el trabajo de Paul Ekman es en parte lo que nos dice la serie.

Alma dijo...

la verdad, pocas veces me han engañado, hablo de mentiras que pueden hacer que dependiendo d ella tomes una decisión u otra. Si haces la pregunta directa, las personas suelen ser sinceras, pero hace poco he sufrido una mentira importante, y no me lo esperaba, no entiendo porque la gente tiene que mentir. La vida es muy simple y nosotrs insistimos en complicarla. Yo lo tengo claro, quiero ser honrada conmigo misma y con losdemás,los años que viva, o almenos lo intentaré. Gracias por tus consejos, te visitaré de vez en cuando. Un saludo ^_^

Martín Grosz dijo...

Hola, Alma.
Me parece genial que estés decidida a ser sincera con vos misma y con los demás. Somos dos, y ojalá que muchos más.
Lamentablemente, muchos viven mintiendo y mintiéndose. No nos gastemos en pensar qué los motiva a actuar así (cada caso es un mundo), simplemente alejémonos de ellos o tratemos, al menos, de reducir todo lo posible el daño que puedan causarnos. No merecen nuestra atención ni nuestra compañía. Y no van a cambiar.
Un placer tenerte como lectora. Saludos!

Alma dijo...

Gracias Martín :)
ya me he retirado de esta persona que me mintio en toda mi cara, porqe ya no creo nada de lo qe dice... y personas así que usan su inteligencia para su propio bien,sin pensar en los demás, en las consecuencias qe pueden crear en los demás, es mejor como tú dices, tenerlas bien lejos¡¡ Nose muy bien como va esto delos blogger, pero me he guardado tu pagna en favoritos, para entrar de vez en cuando, me gusto lo qe leí,así que el placer es mio¡¡
Nos leemos, un saludo :)

Anónimo dijo...

esta informacion me sirvio d mucho q va

Anónimo dijo...

hola esta muy bueno saber esto yo sabia lo de tocarse la nariz lo he puesto a prueba cuando uno conece a la persona sabe mas o menos cuando miente hay una desfiguracion de rostro que hasta causa gracia! "el tiempo es el mayor enemigo de la mentira por que esta misma siempre sale a luz".

Anónimo dijo...

hola martin la verdad creo que soy buena para detectar las mentiras y muchas veces me pasa q empiezo a creer que todo el mundo me engaña o por lo menos si la mayoria, y como dice ALMA que lastimaq que las personas utilicen su inteligencia para para causar daño a los demas.... un abrazo y me gusta mucho tu forma de ver la vida MARTIN...

Anónimo dijo...

Creo que hay una omisión importante. Cuando una persona miente con seguridad, es cuando te mira a los ojos, como diciendote "te aseguro que esta mentira es una verdad", ja!. Ahora, lo importante es el la mirada del interpelado al hacerle la pregunta.
Cuando uno va preguntando cosas y la otra persona piensa antes de responder, mientras vaya diciendo la verdad generará micro miradas hacia un costado (esto significa que busca en un sector de su cerebro sus recuerdos). Cuando uno hace una pregunta a la cual responderá con mentira, esa micro mirada es exactamente hacia el otro lado (la mentira no se encuentra en los recuerdos).
Es increíble pero no falla. Me dedico hace muchísimos años a realizar selección de personal. cuando pregunto cuál es el salario actual que gana la persona, siempre el pensamiento ante la pregunta lleva la mirada hacia el otro lado que venia haciéndolo, si es que me miente inflando su remuneración actual. Lo mismo con otras preguntas en las cuales me mienten.
Espero les sirva. Esten atentos a las miradas antes de la respuesta.

dayiz_diva dijo...

que puedo hacer si me descubren pos nada actuar natural finjir que no es haci poner una cara de serio ni la hijueputa y justo haci nadie creera que es mentira eso si usted diga que piense lo que quiere pero si es su mama o su papa o no se diga pienselo y vera

Anónimo dijo...

Que pasa con las personas que son sinceras pero padecen de sudoracion en las manos, o algun "tick" (creo que el entevistador podria dar una mala resolucion)

gustavo dijo...

tambien si miran hacia arriba generalmente estan inventando, cuando miran a los lados estan recordando algo que escucharon y cuando miran hacia abajo se recuerdan cosas que vieron

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Leer la política de privacidad de este sitio