Cargando...
Caja de Cambios: Prejuicios sociales: definición, causas y consecuencias

Búsqueda en Google

31 enero, 2007

Prejuicios sociales: definición, causas y consecuencias

Un prejuicio social es una predisposición negativa que una persona desarrolla hacia un grupo de individuos, producto de la aceptación sin evidencias de un estereotipo sobre ese grupo. Por ejemplo, el prejuicio de que "todos los judíos son avaros", que influirá en la conducta futura de su portador ante cada encuentro con un judío, del cual esperará avaricia. Estas predisposiciones, que albergamos consciente o inconscientemente, pueden tener su origen en:

  • Una falacia de generalización. Se basa en una experiencia directa del prejuicioso. Se conoce a un individuo con ciertas características, y se piensa falazmente que, como él se comportó de esa manera, todos los de su grupo también lo harán. Por ejemplo, el que fue asaltado por un hombre negro y luego piensa que todos los negros son ladrones.

  • Una información incompleta o sesgada. No se basa en la experiencia directa, sino en algo que nos dicen o que escuchamos/vemos/leemos en los medios de comunicación sobre ciertos individuos o grupos. Estos son los tipos de prejuicios más frecuentes ya que, en sociedades tan complejas como las actuales, nadie puede entrar en contacto directo con cada una de las realidades y grupos sociales existentes, en especial con los grupos sociales minoritarios. Entonces, llegamos a adquirir un conocimiento global de lo que nos rodea apropiándonos de conocimientos y opiniones ajenas. El problema es que dichos conocimientos y opiniones de otros pueden ser incompletos o sesgados, y, por lo tanto, prejuiciosos. Por ejemplo, el famoso caso de la prensa racista, que sólo muestra a los negros y a los inmigrantes en noticias negativas, sin darles acceso al espacio público como fuentes, haciendo que el lector adquiera o ratifique sus prejuicios negativos sobre esos grupos humanos.

  • Presentar ciertas características de personas o grupos como esenciales, cuando en realidad son existenciales. Lo esencial tiene que ver con el SER, lo accidental con el ESTAR. Así, puede haber prejuicios que consisten en estigmatizar a una persona, es decir, rotularla como poseedora de ciertas características negativas. Por ejemplo, decir de alguien que "es un pobre", en lugar de decir que "está pobre". La diferencia parece mínima, pero no lo es: en un caso damos a entender que esa persona nació pobre y que así debe morir, mientras que en el segundo caso informamos sobre su estado, pero dando lugar a que eso pueda cambiar.

Entonces, un prejuicio social vendría a ser una idea que nos formamos sobre un grupo, que implica una vinculación arbitraria entre dos conceptos que no tienen directa relación: judío-avaro, gallego-bruto, argentino-agrandado, árabe-fundamentalista, rubia-tarada, etc. Un indicador de prejuicio inminente es ese tipo de aclaraciones seguidas de una adversación, como al estilo de "yo no tengo nada contra los inmigrantes... es más, tengo amigos inmigrantes, pero...".

Si nos ponemos a pensar, todos somos generadores o repetidores de algún prejuicio. "Los políticos son todos chorros", "los taxistas manejan como animales", "los supermercados chinos venden más barato porque roban la mercadería o apagan las heladeras de noche", "los bolivianos son sucios", "los ingleses son arrogantes", "los piqueteros son vividores", "los pobres merecen ser pobres porque no se esforzaron lo suficiente", etc.


Las causas del prejuicio

Ahora bien, llámese racismo, lingüismo, intolerancia religiosa, homofobia, o como sea... ¿cuáles son las causas de que tendamos a crearnos prejuicios sobre lo que no conocemos?

Una posible explicación es que en el proceso de formación de nuestra identidad necesitamos adherirnos a juicios firmes sobre lo que somos y sobre por qué no somos como aquellos de quienes nos queremos diferenciar. Entonces, en ese afán de encontrar lo que nos hace únicos, exageramos las diferencias con los que no son como nosotros, hasta el punto de prejuzgarlos de una u otra manera. Muchos comportamientos y opiniones prejuiciosos se forman en la infancia al emular la forma de pensar y hablar de los mayores, sin intención maliciosa por parte del niño.

Y, yendo un poco más allá, algunas investigaciones sostienen que nuestra tendencia a prejuzgar proviene de la antigua psicología tribal del ser humano, que le sirvió a la especie para resistir las hostilidades de los diversos ambientes a los que tuvo que adaptarse. "Como la supervivencia humana prehistórica estaba basada en la vida grupal, los que no eran parte del propio grupo eran vistos [...] como extraños potencialmente peligrosos."

Entonces, sería esa herencia, mal adaptada al ambiente contemporáneo, la que nos inclina al prejuicio: "por desgracia, como las tendencias psicológicas evolucionadas están imperfectamente armonizadas con la existencia de los peligros, la gente puede reaccionar negativamente ante otros grupos y sujetos, incluso cuando estos no constituyan amenazas reales."

Lo más grave de todo esto son las consecuencias sociales negativas de los prejuicios, ya que con ellas el pensamiento se plasma en acciones concretas. Los grupos minoritarios, generalmente incomprendidos por los mayoritarios, sufren marginación o diversas clases de hostilidades, lo cual genera en ellos reacciones y más prejuicios hacia sus marginadores, en un círculo vicioso en donde cada uno obtiene del otro la ratificación de sus prejuicios.

"Los grupos que son vistos como una amenaza para la seguridad física, engendran miedo y acciones de autodefensa. Los grupos que parecen tomar más de lo que aportan, engendran enojo e inclinación a agredirles. Los grupos imaginados como una amenaza para la salud, despiertan asco y el deseo de evitar el contacto físico cercano."

El que tiene prejuicios, siempre queda en evidencia de una u otra manera. Por ejemplo, esta es una vergonzosa placa roja emitida por el canal argentino de noticias "Crónica TV", tristemente célebre por su contenido xenófobo, según el cual los bolivianos no entrarían en la categoría de "personas":

__

Fuentes y Links

15 comentarios:

Anónimo dijo...

hola quisera saber o bueno mejor si podrias escribir CAUSAS DEL RACISMO Y COMO EVITARLO PORFAVOR

Zetetic_chick dijo...

Muy bueno este post Martín.

Saludos

Anónimo dijo...

'2 personas y un boliviano' Claro porque, un boliviano no es una persona, no?

Anónimo dijo...

el que escribio el comentario anterior es un reverendo... h d p no pods dcir que los bolivianos no son personas. vos no sos una persona al decir esto... encima cagon no popnes tu nombre.
Andy

Anónimo dijo...

Muy bueno el chiste de los Bolivianos, att Eddie

Jessisrules dijo...

holaa, excelente post! muy interesante :P

Martín Grosz dijo...

Gracias, Jessisrules!

Anónimo dijo...

la gente que discrimina y se cree superior,es gente ignorante la cual en realidad nesecita analizarse.no creen?

Martín Grosz dijo...

Y sí, el que necesita discriminar evidentemente tiene algún problema no resuelto...

Anónimo dijo...

Y vos que trabajás en TN, no hacés ahora alguna autocrítica?

Anónimo dijo...

es una estupides como personas grades se ponen a discutir por los comentarios del otro. si tienen 2 dedos mas de frente caguense de risa por que dentro de uds saben que son ignorantes!

Anónimo dijo...

todos a cagar

Anónimo dijo...

Muchas gracias me sirvio para el trabajo de sociales :)

Anónimo dijo...

Excelente Articulo.
Me sirve para comprender porque algunos seres humanos son o somos prejuiciosos a veces, de acuedo a las circunstancias.
Alguien me explico que el ser humano es prejuicioso por que tiene EGO que le hace creerse mejor o superior que sus semejantes.

Anónimo dijo...

Muchas personas prejuician porque a parte del ego y la soberbia, no tienen una vida interior rica... Estan pobres por dentro.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Leer la política de privacidad de este sitio